Aventuras

Alejandro Dolina dice:

“Dónde están —se pregunta uno— las doncellas atormentadas por un gigante que desde la torre de algún castillo esperan nuestra intervención salvadora? En ninguna parte. Ya no quedan gigantes, ni castillos, ni -mucho menos— doncellas.

La actual civilización parece pensada para evitar las aventuras. Porque en realidad la aventura es el riesgo. Y nadie quiere arriesgarse.[…] Para demostrarlo, vale la pena realizar una sencilla experiencia: pidamos a nuestros conocidos que refieran los hechos más curiosos que han vivido. Los resultados serán entre aburrídos y penosos.

Alguien quedó encerrado en el ascensor durante una hora. Otro dice haber ganado un jarrón en una kermesse. Un tercero obtuvo un boleto capicúa.
Se trata de aventuras miserables.[…] Qué les contaremos a nuestros nietos? Qué una vez vimos un choque? Qué se nos reventó un sifón? Pobre será la épica que surja de estos modestos cataclismos.”

Yo digo:

Que es verdad, y que la cosa empeora, mi generacion por ejemplo creo que tiene cosas aun para contar, pero la de los chicos de hoy, osea los que ahora son chicos y adolecentes, que van a contar? que una vez les entro un virus y les formateo la PC, que le hackearon la cuenta de hotmail, que se rateaban del colegio para ir a el cyber, que su primera novia la conocio por el MSN?
yo cuando era chico por lo menos me trepaba a los techos de los vecinos, mi arma eran un rulero y un globo, no tenia computadora, pero me diveria igual 😛

En Fin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *