Too much for today

Luego de 18 horas de estar frente a el PC, alimentandome a base de cacao (only Nesquik) y alguna que otra empanada casera echa por ramona, deduzco que mis ojos ya no ven lo mismo, o mejor dicho ven lo mismo pero diferente, en realidad veo menos, pero aprendi mas, entonces el mal se equipara, y quedo satisfecho.

Moraleja: aunque no lo veas, el conocimiento esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *