Cronica incompleta

Pasmado por la incertidumbre y confundido por la necedad, no tuvo tiempo para detenerse a escudriñarla.
El tiempo paso y al verla nuevamente, sintió que su cuerpo caía hacia un abismo, volvió a sentir lo mismo una y otra vez, a lo largo de una hora.
Sabiendo que no era el momento oportuno, se abalanzo hacia ella una y otra vez, queriendo descifrar el enigma.
Con la respuesta en la mano, que no era ni un si ni un no, quedo sentado inmóvil, también inquieto.
Supo con el correr de los segundos que nada seria igual a partir de ese día, que sus momentos futuros estarían rodeados de su imagen,
Sabiéndose compulsivo, posesivo y conociendo su esencia, descubrió que su mente estaría agitada, y maquinaria estrategias dominantes otra vez.
Algo lo inclinaba hacia adelante, constantemente, no podía detenerse, nada podía interrumpir lo que su “corazón” le imponía realizar.
Se vio obligado a desviar su camino, a la vez que reprimía su instinto animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *