Que hace la mujer histerica?

les presento varias pistas para que puedan detectarlas o diagnosticarlas:
-Al saludarte con un beso siempre tarda un poco más que las demás
(el beso común dura un segundo, el beso de la histérica dura dos)
-Habla haciéndose la nenita.
-Te pregunta si le queda bien la ropa que lleva puesta.
-Cuando se acerca a pedirte algo, siempre te apoya parte de su cuerpo.
-Habitualmente te cuenta que anda mal con el novio.
-Dice que le salió una manchita y que tiene miedo de ir al médico… entonces te la muestra dondequiera que esté… la manchita.
-Te señala que tiene sueño y se estira toda para atrás.
-Cuando te habla toca el cuello de tu camisa, o te agarra de la manga, o te da golpecitos en la pierna.
-Se ríe de cualquier cosa que vos digas.
-Te pide prestada tu ropa porque asegura que tiene frío.
-Te cuenta que ella duerme nada más que con una remerita grande que era del papá.
-Sin que haya pasado nada te pregunta: “¿Vos estás enojado conmigo?”
-Siempre le duele algo y te pide masajes.
-Defiende a rajatabla la “amistad” entre el hombre y la mujer.

Diagnóstico diferencial (o aclaración):
Si la mujer hace todo ésto y va a los bifes: NO ES HISTERICA.
Es histérica cuando al querer “comerle la boca”, te empuja y a los gritos te increpa: “DESUBICADO, ¿QUE TE PASA, TE VOLVISTE LOCO?”

De: Almacen de Gillespi

Carta de no amor

Hola espero que estes

Te escribo esta maravillosa carta, para contarte que ya no te extraño, que los días sin vos pasan deslizándose, que la angustia de habernos separados, es hoy la tranquilidad de ya no estar mas juntos, esa no responsabilidad de soportar tu pena, es la que hoy me da la paz para poder escribir.
Quiero contarte que hoy te amo menos que ayer, que hoy pienso en vos menos que ayer, y que ya no confundo tu nombre con el de las demás, es algo grande que la gente ya no me pregunte por vos, ni que tus fotos estén en mi escritorio.
Quiero enviarte esta carta, para que sepas que no te olvide, y que me haría bien saber que vos si ya me olvidaste, Anoche mientras soñaba, soñé que una estrella se caía, pero a nadie le importaba, y en cuanto iba cayendo iba borrando tu recuerdo en mi corazón.
Ya no puedo ocultar mas que no te necesito, que si todo volviera a empezar, elegiría otro camino.
Es por eso que escribo esta carta, para contarte lo mucho que ya no te amo ..

Coincidencia

-Un hombre -dijo Rex mientras doblaba la esquina con Margot- perdió una vez unos gemelos de diamante en el ancho mar azul, y veinte años después, ese mismo día, un viernes al parecer, estaba comiendo un pescado y no encontró ningún diamante en su interior. Esa es la clase de coincidencias que me gusta.

De,Vladimir Nabokov “Laughter in the Dark”.